• elclubdiletante

Merodeando con aviesa intención, de Muriel Spark. Junto a los relatos de M. Atwood y Roberto Arlt.

Después de una experiencia como la que vivimos con el Ulises de Joyce, queríamos disfrutar de una lectura menos comprometida pero que no dejase de ser, por ello, igual de interesante.

Esta vez nos decidimos por la autora escocesa Muriel Sarah Camberg, más conocida como Muriel Spark (1918-2006), y su novela Merodeando con aviesa intención, también publicada con el título de La entrometida o, como hiciera la editorial La Bestia Equilátera en el 2011, con el también acertado de La intromisión. Su publicación original fue acometida en el año 1981 por Bodley Head, de la parte inglesa, y Coward, McCann & Geoghehan como editor norteamericano.

Con este libro Muriel Spark, que tuvo una vida de auténtico personaje de novela, se vale del género biográfico para participar de los límites que se producen entre la realidad y la ficción, evocando algunas experiencias supuestamente vividas en carne propia.

 

«TODOS LOS HOMBRES, CUALQUIERA SEA SU CONDICIÓN, QUE HAYAN HECHO ALGO DE MÉRITO O QUE AL MÉRITO, AL MENOS, SE PAREZCA, DEBERÍAN, SIENDO SINCEROS Y HONRADOS, ESCRIBIR LA HISTORIA DE SU VIDA POR SU PROPIA MANO.»

Benvenuto Cellini. La vida. (1728).

 

Para no desmerecer ni en temática ni en calidad literaria, hemos escogido como relatos acompañantes a la lectura de la novela, un cuento de la escritora canadiense Margaret Eleanor Atwood (1939) y otro del novelista, dramaturgo, periodista y hasta inventor argentino, Roberto Arlt (1900-1942).

"Vidas de poetas", de Margaret Atwood, parece ser que se publicó por primera vez en el año 1977, pero nosotros hemos podido leerlo gracias a su inclusión en una antología en castellano publicada en el año 2013 con el título Un día es un día.

Como representación de la narrativa breve del "escritor de culto" argentino Roberto Arlt, hemos seleccionado el cuento "Escritor fracasado". Un relato publicado por primera vez en el suplemento literario de La Nación el 17 de enero de 1932 con el título "Un hombre fracasado", pero que, al año siguiente, formaría parte del libro de cuentos El jorobadito, donde quedaría popularizado con el título y la versión que conocemos actualmente.

Hasta aquí este nuevo encuentro de El Club Diletante donde el género biográfico ha tenido protagonismo, y el acto de escribir, más que en aspectos técnicos o metaliterarios, ha devenido en justificación de los escritores para acabar hablándonos de sus vidas.

Esperamos que sea de vuestro agrado tanto como lo ha sido para nosotros.



27 visualizaciones0 comentarios