• elclubdiletante

Las partículas elementales, de Houellebecq. Le acompañan Patricia Highsmith y O. Henry.

Faltaba por visitar el Club alguna representación de la novelística francesa. Y quién mejor que Michel Houellebecq (1956) para empezar a cumplir esa deuda.

Las partículas elementales es la segunda novela del renombrado escritor francés. Publicada en el año 1998 ha ganado varios premios, entre ellos el Novembre y el IMPAC de Dublín.

En el 2006, el director y guionista alemán Oskar Roehler, realizó una adaptación para la gran pantalla de esta extraordinaria novela.

 

«LOS ELEMENTOS DE LA CONCIENCIA CONTEMPORÁNEA YA NO ESTÁN ADAPTADOS A NUESTRA CONDICIÓN MORTAL. NUNCA, EN NINGUNA ÉPOCA Y EN NINGUNA OTRA CIVILIZACIÓN, SE HA PENSADO TANTO Y TAN CONSTANTEMENTE EN LA EDAD; LA GENTE TIENE EN LA CABEZA UNA IDEA MUY SIMPLE DEL FUTURO: LLEGARÁ UN MOMENTO EN QUE LA SUMA DE LOS PLACERES FÍSICOS QUE UNO PUEDE ESPERAR DE LA VIDA SEA INFERIOR A LA SUMA DE LOS DOLORES. (...) ESTE EXAMEN RACIONAL DE PLACERES Y DOLORES, QUE CADA CUAL SE VE EMPUJADO A HACER TARDE O TEMPRANO, CONDUCE INEXORABLEMENTE A PARTIR DE CIERTA EDAD AL SUICIDIO. (...) TODOS ESTÁN UN POCO HARTOS DE LA VIDA (...) PORQUE NADA, NI SIQUIERA LA MUERTE, LES PARECE TAN TERRIBLE COMO VIVIR EN UN CUERPO MENOSCABADO.»

Michel Houellebecq. Las partículas elementales. 1998.

 

Como aperitivo a un plato fuerte de estas características apostamos, en primer lugar, por un relato de la escritora norteamericana Mary Patricia Plangman, más conocida como Patricia Highsmith (1921-1995). "Despacio, despacio, a merced del viento" presumiblemente se publicó por primera vez en una antología de relatos del año 1979. En español hemos consultado la edición realizada por Planeta en el año 1985.

Para terminar el entrante, como no podía ser de otra manera, escogimos a uno de los maestros del relato corto: el también norteamericano William Sydney Porter, más conocido como O. Henry (1862-1910). Su cuento "La habitación amueblada" se publicó originalmente en la revista The World el 14 de agosto de 1904.

Sin dudas, un auténtico banquete literario.

¡Que aproveche!



24 visualizaciones0 comentarios